RSC- Política de tutela medio-ambiental

En este ámbito, ELEKTRA hace referencia a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados en 2015 por Naciones Unidas, que, en sus 169 metas específicas, constituyen una guía para proteger, mantener y mejorar la salud del planeta y de la calidad de vida de las personas.

Los grandes retos de la Agenda 2030, marcada en 2015 por Naciones Unidas (erradicar la pobreza, reducir la desigualdad y luchar contra el cambio climático), establecen una hoja de ruta común para individuos, comunidades, gobiernos, entidades, y empresas.

Por lo tanto, ELEKTRA, desde su posición, reconoce e integra los ODS a su alcance, en su práctica profesional, por convicción, sentido de responsabilidad hacia nuestro entorno, evolucionando harmónicamente con los tiempos cada vez más exigentes en los que vivimos.
Nuestro bienestar y éxito profesional están íntimamente relacionados con una prosperidad compartida con la sociedad en donde interactuamos.

ELEKTRA quiere dar contenido a tales afirmaciones y por ello en estos últimos años, nos hemos esforzado en incorporar a nuestro modelo de negocio, criterios medibles y cuantificables para consolidar una tendencia en una “metodología verde”, potenciando nuestra capacidad de crear o añadir el valor de la sostenibilidad a los proyectos by ELEKTRA.

Nuestra actividad diseña espacios sostenibles, fomenta la innovación y contribuye a la creación de infraestructuras resilientes al cambio climático.

En la ejecución de los trabajos, tenemos que considerar además la tutela de espacios culturales o edificios con un elevado valor artístico o histórico cuando nos encontramos ante ellos y hacer presente su reconocimiento ahí donde no lo estuviera.

Nuestra especialidad son las soluciones de alta sostenibilidad y calidad en los espacios de trabajo que no sólo son entornos productivos, sino además espacios de convivencia que afectan al bienestar y por lo tanto, la salud psico-física de los trabajadores y usuarios.

Espacios comerciales, naves industriales, oficinas, hoteles, laboratorios, fábricas, hospitales, en todas estas áreas hemos comprobado que la sostenibilidad y el bienestar no se contraponen a la eficiencia y a la rentabilidad.

Nuestros proyectos quieren tener en cuenta los componentes del confort global que configuran el espacio saludable y sostenible:

• Accesibilidad inclusiva
• Materiales saludables (de bajas emisiones de componentes orgánicos volátiles COVs)
• Diseño inteligente
• Calidad del aire interior
• Iluminación adecuada
• Reducción de la contaminación acústica
• Temperatura adecuada
• Facilidad en limpieza
• Seguridad contra el fuego

Nuestro enfoque “verde” entiende estos componentes como objetivos y a la vez, agentes del grado de sostenibilidad de un ambiente de trabajo.

Es nuestra convicción que un buen proyecto establece y crea sinergias positivas inmediatas, gracias a una sabia alquimia de todos estos elementos.

En el desarrollo de nuestros proyectos, perseguimos también la eficiencia en el consumo de los recursos y la consecuente reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Optimizar recursos implica además, minimizar la contamnación y los residuos o su tratamiento ecológico posterior.

Exigimos estudios rigurosos de los materiales y de sus componentes químicos y sus comportamientos físicos para conocer su impacto en la salud humana y del medio ambiente. Lo que presupone, además, un estudio exhaustivo previo para poder informar debidamente al cliente al respecto de la posibilidad de una elección “verde”.

Somos partners y cómplices de aquellos clientes preocupados por los comportamientos ecológicos, y que quieren conseguir, o cumplir, con sus objetivos corporativos y de transición hacia modelos de “economía circular”:

• maximizando la elección de materiales reutilizables, reciclables, compostables al final de su ciclo vital.
• asesorándoles para implementar modelos de eficiencia energética o de autoabastecimiento energético asequible
• proyectando la rehabilitación energética de edificios
• ofreciendo y haciendo posible un mantenimiento sostenible de instalaciones
• introduciendo un uso racional del agua como recurso productivo y su preservación como bien colectivo
• redactando estudios específicos de impacto medio-ambiental y “Calidad Verde en los Espacios de Trabajo”

Todo miembro del equipo ELEKTRA hace suyo estas líneas guía cada vez más compartidas a lo largo del planeta.